Vida-mía C

Quisiera vivir en la acidez de un limonero;

más dulce que el despertar,

más agradecido que el volverse a dormir.

Así lo quisiera

pero tanto da la intensidad de la súplica

y de su mermado jugo.

Traga y cobíjate entonces

a la sombra del cielo encendido

cuando el profeta dude de la posibilidad del cambio:

amarillo y febril en lo germinado.

 

Jonatan Jorge Guille

Anuncios

Felicidad y notas a pie de página

Trataba de auto convencerse de que había tomado la decisión adecuada, que era lo mejor, lo más sensato y lo más acertado. Que era la única forma de evitar causar dolor.

Esperaba estar haciendo lo correcto ya que, en el mejor de los casos, no sería nada más que una mísera nota a pie de página en la felicidad de otra persona. Y no. No estaba dispuesto a ser simplemente eso.

Rey

Mi mejor verso

Muere el día en un suspiro
Y me pilla aquí de pie,
Anclado a sus manos,
Pequeñas pero hábiles,
Que supieron tocar en mi espalda
La melodía en forma de llave
Que abría las puertas de mi vida
Y encendía todas las bombillas
Que iluminaban cada recodo,
Cada centímetro cuadrado
De mi cansado corazón.

Se soltó justo en el instante
En el que el mar ya había terminado
De devorar a un sol que brillaba
Mucho más fuerte cuando ella
Asomaba una de sus sonrisas
Por la comisura de sus labios.
Se encendía mucho más,
Pareciendo que así se acercaba,
Como si quisiera besarla
Por medio de sus rayos
Haciendo sonrojar sus mejillas.

Al envolver la noche el firmamento
Con su manto de estrellas,
Acercó su cara a mi pecho
Y me envolvió con su calidez,
Rodeándome con sus brazos,
Abriendo un hueco justo en el centro,
Ahí donde se juntan alma y corazón,
Anidando en mis entrañas,
Enganchada a mis latidos,
Los mismos que ahora eran suyos,
Al igual que mios.

Por primera vez en mi vida recé
Y lo hice para que ese momento
Tan intenso fuese casi eterno,
Para que solo un único beso
Fuera capaz de detenerlo.
Un beso tan profundo
Que de él brotasen raices
Y se afianzase tan dentro de mi,
Que hiciese falta abrirme el pecho
Para poder arrancarlo,
Quitándome la vida con ello.

Al terminar quisimos lo mismo,
Contar estrellas hasta caer rendidos,
E imaginarnos siendo exploradores
Que cartografiasen nuevos mapas
Para captar y difundir lo bello
Que puede llegar a ser el universo.
Mientras las contaba con un dedo
Me quede callado observándola,
Admirando su voz y cada expresión
De su cara, cada gesto y movimiento.
Y la besé. Y ese fue mi mejor verso.

Rey

Insensible

Dicen que el dolor es malo, que te destruye y consume por dentro. Yo creo que no es así. Creo que el dolor es una suerte de maestro que te enseña a ser cada vez menos idiota y más precavido.

También te enseña qué es lo que sí puedes hacer frente a lo que no, a conocer cuales son tus límites físicos y mentales, a no sobreestimar ni subestimar a nadie, a confiar en las personas adecuadas y a querer sólo a quien se lo merece.

Combinado con tiempo suficiente te hace más fuerte y puede llegar a ser una fuente de poder. Pero tiene un inconveniente, demasiado dolor hace que seas insensible a él… y que, poco a poco, dejes de sentir.

Rey

Sueños

Soñaba con sentarse frente al mar y ver lunas gigantes y lluvias de estrellas junto a ella.

Soñaba con sus manos, con verla dormir y despertarla con zumo, tostadas y café recien hecho cada mañana.

Soñaba con bailar bajo la lluvia, con sentir su cara junto al pecho y con que sus latidos eran sólo suyos.

Soñó tanto y tan fuerte, que una tarde de verano ella por fin entró en su vida y todo se hizo realidad.

Rey

Incapaz de recordar

¿Conoces esa sensación de no poder evitar fijar tu mirada en los ojos de alguien y sin embargo después no ser capaz de recordar nada sobre sus ojos?

A mi me pasa constantemente contigo. A pesar de haberme enamorado de tu mirada, no consigo recordarla cuando te vas. Y la culpa la tienen las terribles ganas que tengo de besar tus labios y ser culpable de todas tus sonrisas.

Rey